El gas utilizado para inflar un neumático de F1

El mundo de la Formula 1 se caracteriza por encontrar soluciones constantes a los distintos desafíos a los que son expuestos sus ingenieros. Hoy hablaremos de un implemento que para cualquiera de los terrestres no merece mayor miramiento por lo presuntamente simple de solucionar, el inflado de los neumáticos. Pero en este tipo de exigencias nada es tan simple.

Las aceleraciones y desaceleraciones a los que son exigidos los coches de F1 al entrar o salir de una curva, o las tremendas fuerzas G que son demandas al transcurrir las mismas hacen que ningún detalle sea menor, el inflado del neumático de competición tiene gran importancia ya que un error en este campo puede hacer de un auto ganador a uno que no figure en el pelotón de punta.

El peso de un coche de competición, la aerodinámica, la potencia y la fricción hacer que un neumático tienda a generar cambios de temperatura en su capa más externa y de esta manera tener mayor o menor adherencia a la superficie de un circuito. Y si a esto le agregamos los distintos puntos de aceleración y frenaje de una pista obtenemos grandes cambios en temperatura, adherencia y presión del caucho. Si todos estos cambios estuvieran librados a azar hoy viviríamos un deporte muy distinto pero sin dudas no sería parecido al actual.

¿Cómo lograr neumáticos más estables?

Los neumáticos son el único punto de apoyo de los monoplazas que debe cumplir como principal función ser el que transfiera la potencia del motor al piso y lograr la mayor capacidad de frenaje del coche en menor espacio. Es por eso que debe ser siempre predecible su función para lograr un mejor desempeño y es en este punto donde los ingenieros han buscado distintas soluciones. Si se quiere lograr que la presión del neumático se mantenga en un rango predecible y funcional es importante el gas con el que se cargue. La reglamentación FIA actual solo permite dos tipos de gases para su inflado el aire atmosférico con menor carga de humedad y Nitrógeno. Pero esto no fue siempre así, previo a esta imposición de la FIA se llegó a utilizar gases extraños como el Argón y helio además de otros muy inflamables o tóxicos. Debido a esto por reglamento se limitó la utilización de distintos gases y la parrilla actual se inclinó a utilizar Nitrógeno.

¿Por qué Nitrógeno?

Si los ingenieros con mayor prestigio dentro de la categoría más exigente del mundo motor eligen el nitrógeno como gas predeterminado para el llenado del neumático, alguna razón debe existir. Y son las características de éste gas las que hacen que hoy sea el predilecto del mundo de la competición. Los beneficios que ofrece no son menores.

Los neumáticos permanecen a la presión adecuada durante más tiempo, ya que el nitrógeno se difunde a través del neumático a una velocidad 3 veces inferior a la del aire. Algo que es impresindible para lograr neumáticos competitivos.

La ausencia de oxígeno da lugar a una menor degradación de los compuestos del caucho. La mayor durabilidad es un ítem muy importante para la competencia si se quiere permanecer en pista con buen ritmo.

El nitrógeno reduce el calentamiento del neumático y por lo tanto se obtiene una mayor cantidad de tiempo en el rango adecuado.

Todos estos parámetros hacen que este gas sea el preferido por sobre el aire como se utiliza en el neumático callejero de las grandes ciudades.

Queda claro entonces que nada esta librado al azar en un coche de alta competición y mucho menos en la Formula 1 donde la mirada de los ingenieros nunca descansa.
@F1Leber

1 comentario:

Buscar en este blog

Otros titulares

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...